lunes, 14 de febrero de 2011

Mal humor...

Hoy no voy a hacer mi perorata estilo victima de si el post es profundo o si es demasiado extenso. En el momento que escribo esto no se si lo voy a publicar. Es casi una escritura automática en la que solo predomina el sentimiento de la rabia. ¿Contra qué o quién? Ni idea. Contra muchas cosas que se han venido sumando de a poco en los ultimos tiempos. Hechos injustos, noticias preocupantes, erroes estúpidos que pude facilmente haber no cometido; todos han ido llegando  a mi vida y de a poco escondido en mi ser. Silenciosa e inoxerablemente me han ido excavando en lo profundo. 

Y vamos... que un dia de perros lo puede tener cualquiera.

Recien ahora  se dan el lujo de manifestarse en forma de plena negatividad. Un mal humor mezquino del que en el fondo espero deshacerme al escribir esto. Y me siento iluso por lo mismo; a lo sumo corto las hojas de la planta, sus raices siguen vivas y son profundas. Lo que verdaderamente me encantaria, y quizá me arrepienta de decirlo, es que mucha gente lo lea y lo comente. Lo admito, me encanta eso, al punto que a veces siento que necesito esa atención y me parece que en ella el que se desaparezcan mis males. Es otra esperanza estéril me temo, ¿quién sabe? no niego la pequeña descarga de alegria e intriga al ver un comentario...

Para colmo acabo de ver uno, y era spam. Si señoras y señores, mi malhumor es diez veces superior al que era cuando terminé el párrafo anterior. 

Cuando te levantas asi, ya sabes que el dia tiene que terminar lo más antes posible. Tus sentidos se agudizan, solo para traerte estímulos que te irritan más y más. Cualquier acontecimiento trivial se enlodece. Y sentis que el malhumora avanza insidioso, llevandote la vida, porque sin disfrute o tranquilidad la existencia no merece llamarse vida. De alli que cuando se la está pasando bien, uno tiene el agrado de decir ¡Esto es vida!

Un dia como hoy, sos victima del ego. Esa llama maldita cuyo gérmen es la envidia. Envidia proviene del latín in videre, que significa poner la vista en algo. ¿Dije que los sentidos se agudizan? Pues también lo hacen para mostrarte cosas que otros tienen y que a uno le encantaria tener. Paradojicamene también se nublan, o bien los sentidos o el entendimiento: no parece uno comprender, y mucho menos disfrutar lo que tiene. Eso me hace sentir que no lo merezco.

¿Quiere uno saber que tan grave es? Bueno, tengo en mi que jamás he visto una estadificación del mal humor, quizá la haya. Yo se que es grave cuando ni un libro ni otro medio de evasión habitual logran sacarla. Viendolo así es un mal crónico descompensado, no se si es justo para un libro considerarse medio de evasión: lleva implícito que se lo lee en función de una realidad desagradable.

Un dia como hoy no se evade durmiendo. Dormir solo colabora con el sentimiento de hastío. El malestar se agudiza mientras más encerrado está uno. Parece ser por alli de donde viene la clave. Ahora si, hay algo que da verdaderamente rabia: ¡Malditos sean los obstáculos que crea en mi mente el ocio, que me impiden disfrutar de mi vida! ¿Porque el ser humano, no se si todos o solo algunos, tiene esas contradicciones tan complejas?

Desde que en mi familia ocurrió Todo Lo Malo, es decir la ruina económica (siempre lo mencioné como Lisbeth Salander, aunque es un hecho infinitamente menos grave) y mis padres se han tenido que poner a trabajar como esclavos para llevar la casa, casi nada he disfrutado: siento que no lo merezco. No comprendo el orgullo que sienten al verme estudiar y avanzar en mi carrera: siento que deberia estar trabajando. Y desde luego, desconocen la fobia social que me genera que cualquier interacción con mi medio me sea de gran nerviosismo. Y si uno estudia medicina, eso es grave. Lo he manejado lo mejor que he podido, no ha sido facil.

Siento que todos los proyectos que me propongo son absurdos, dado que yo me siento absurdo. Y en medio de la tormenta interna se divisan destellos, ideas. Estos si aparecen como válidos, siento que es otro, no el anterior yo, quien los formula; un yo mejorado que admite su propio ridículo. La mente sigue con sus mil ideas al mismo tiempo, lo que hace que parezca poco probable que ella sea el origen de este discurso. No quiero hacerme el dadaista (o surrealista no recuerdo bien) que invoca a su propio Genius. Tiene que ser mi mente, esa loca incansable que en medio del torbellino se le ocurre buscar una etimologia. 

Vivo en un pais con playas hermosas, tengo todo el tiempo libre del verano, sin embargo hace más de diez años que no vacaciono. Casi la mitad de mi vida. No tendria con quien hacerlo si quisiera. Y mi pesar no surge del hastío de estar en el mismo lugar, hacer siempre lo mismo, de vivir encerrado y "solo": surge de que a pesar de todo ello "los males" siguen llegando. 

Pero tengo que prevalescer, no puedo claudicar. Mi situación no es tan grave como para desesperar, por más que mi mente asi la vea. Ahora siento que la tranquilidad vuelve a mi, de a poco pero segura. Tengo una beca que me permite estudiar, el apoyo de mi familia. Tengo que hacer que esto sea cosa de un solo dia, y renacer mañana, nuevo y entero. Por suerte lo más probable es que asi lo sea, despues de todo, es solo un mal dia.

¿Saben que? Me voy a ir a leer un libro, mis fascinantes historias de Sherlock Holmes nunca tuvieron un malhumor tan profundo contra quien competir. Y aunque no debo porque consumiré más Internet que el de la cuenta,  me voy bajar una linda película de comedia, con la esperanza de que el aire de felicidad que me suelen dejar prevalezca, aunque sea por un rato. Un saludo.

2 comentarios:

  1. Todos tiene sus días malos, eso suele suceder cuando sentimos que la vida y la concentracion por las cosas que uno hace se sale de las manos. Bueno, yo creo que a pesar de las cosas malas que estas pasando todavia hay salidas, trata de buscarlas hasta dar con ellas. No hay que perder la esperanza mientras hay luz en el mundo. Y yo creo que escribir y decir abiertamente los problemas ayuda a que podamos ver con claridad lo que pasa en la vida, y asi con ello, analizarlo para después encontrar un solucion.
    Tranquilo compañero todos tienen malos días como dicen, la vida no es color de rosa.

    Saludos y exitos en adelante. :)

    ResponderEliminar
  2. Es muy cierto lo que cuentas. A veces nos dejamos cegar por el humor de un dia y no vemos que es algo pasajero. Y si, escribir sirve mucho en esos casos, pues si no se tiene con quien hablar, por lo menos no queda adentro, se comparte, y lo compartido es siempre mejor. Es muy agradable leer comentarios como el tuyo.

    ResponderEliminar